Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Bell & Ross BR01 Cyber Skull

Bell & Ross presenta el BR01 Cyber Skull

Su presentación en 2009, impulsó a otras firmas a crear relojes en sus respectivas colecciones con detalles cadavéricos. Posteriormente, Bell & Ross lanzó en 2011 un par de modelos nuevos de edición limitada y en 2015 apareció la serie rediseñada con una caja de bronce que adquiere una pátina especial y específica en consonancia con las actividades de su dueño. Más tarde, la firma lanzó el BR01 Burning Skull, siendo un éxito total para la marca y cuya caja grabada se inspiraba en la tinta de los tatuadores. En 2018 presentó el Laughing Skull, con animación en la carátula, una especie de antómata. En este 2020, la visión de la firma ha sido la de desarrollar un instrumento cadavérico diferenciado, futurista y de trazos limpios.

Hasta día de hoy, todos los Bell Ross estaban alojados en la caja clásica BR01 de gran tamaño, acompañados de un diseño cuadrado tradicional y una transformación de la esfera circular en una apertura en forma de calavera. Por otro lado, tenían ese estilo vintage ya que los 4 tornillos funcionales estaban enmarcados por tibias cruzadas clásicas. Parece ser que con este Cyber Skull esos días se acabaron ya que se aleja completamente de aquel estilo y nos presenta un nuevo estuche para la marca.

El nuevo BR01 viene con un estuche Cybermoderno, futurista, elegante y facetado, marcando de esta manera un nuevo capítulo en la evolución de la marca. La insrpiración de este modelo viene a través de uno de los aviones más emblemáticos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el Lockheed Martin F-117 Nightwalk. Hablando de la caja, está fabricada en cerámica negra mate anti reflectante con un diámetro de 46mm. El reloj está coronado por un cristal de zafiro facetado. Los tornillos, que siempre han sido un elemento importante en el diseño de los relojes de Bell & Ross, se han reubicado en la estructura del movimiento, dentro de la caja y debajo del cristal protector. Así pues, este modelo evoca los códigos clásicos de la firma, pero como hemos dicho antes, supone un punto de partida nuevo e importante para el ADN de diseño de la marca. Como se puede observar, todos los elementos del habillage son afilados y facetados, incluyendo la corona o el cráneo y sus tibias cruzadas.

Sin lugar a dudas, el reloj se considera de un gran tamaño donde pueden verse reflejadas las proporciones clásicas de 46mm de la colección BR01. Al tratarse de un reloj con unas dimensiones grandes, se precisa de un usuario con una muñeca sólida para poder llevar el reloj de forma equilibrada. Unas dimensiones grandes como decimos, pero una caja corta desde las 12 a las 6 en punto, con unos 45mm de orejeta a orejeta. Acompañando esta pieza, viene una correa de caucho negra clásica con la inscripción de la colección BR y una hebilla con revestimiento de PVD.

La interpretación moderna y facetada que ha hecho la marca del concepto Laughing Skull es sin duda la gran protagonista. Todos los elementos decorativos que forman el reloj se han rediseñado para adaptarse a una idea sigilosa y modernista que sigue la carcasa. Tanto la calavera como las tibias cruzadas que la acompañan, que flotan dentro de la construcción de zafiro, también han sido fabricadas en cerámica negra y forman parte integral del movimiento. En ella se encuentran algunas características técnicas como el equilibrio a las 12 en punto o el cañón a las 6 en punto, siendo ambos visibles. Mediante los cuatro tornillos el movimiento se mantiene en su lugar, siendo las tibias cruzadas algunos de los puentes del movimiento. Que el movimiento se mantenga en su lugar permite un espacio negativo más fuerte alrededor del calibre. Por otra parte, el logo de Bell & Ross y los marcadores de hora están impresos en la superficie interna del cristal, reforzando así la ilusión óptica de flotar.

Otro detalle a tener en cuenta, es que el concepto Laughing Skull sigue presente en este BR01, conservando así su animación en la esfera. Este divertido detalle aparece cuando el usuario da cuerda al movimiento a través de la corona, lo que hace que la mandíbula inferior se mueva hacia arriba y hacia abajo y abriéndose y cerrándose como si se riera de él. Una vez que el movimiento se desenvuelve, a veces se revelará parte del cañón y a veces estará casi oculto. Si damos la vuelta al reloj, podremos ver el movimiento de cuerda manual que le da vida. El BR-CAL.208 es el encargado del movimiento de la pieza estando totalmente revestido de negro y donde los puentes vuelven a tener la forma de una calavera contrastando así con las partes móviles rodiadas: trinquete, cañón y tren de engranajes. Este calibre oscila a unas 28.800 alternancias a la hora (4Hz), lo que le otorga al reloj una reserva de marcha de unas 50 horas.

En cuanto a su precio y su disponibilidad cabe resaltar que la pieza está limitada a 500 unidades, y la podremos encontrar en las boutiques de la marca y en los minoristas y distribuidores autorizados de la firma. Su precio de salida es de 9.900€.


Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

También te puede interesar